home Donate
Zinc Saves Kids Fundraising
Zinc and Health Media
Projects Links
FAQ Contact Us
 
 
The Miracle of Zinc

El zinc es un micronutriente esencial para la salud. El organismo de un adulto contiene aproximadamente de 2-3 gramos de zinc. Es vital para muchas funciones biológicas y juega un rol fundamental en más de 300 encimas que mantienen el metabolismo en correcto funcionamiento. El zinc es esencial para la síntesis de proteínas y el ADN y el desarrollo de los genes. Acelera la división celular y es vital para el crecimiento, desarrollo mental y físico de los niños y adolescentes. El zinc también es importante para el adecuado funcionamiento del sistema inmune y puede reducir la duración y severidad de una gama de infecciones que abarcan desde un simple resfrío, diarrea severa y neumonía.

El zinc es suministrado al cuerpo a través de una dieta balanceada pero es inaccesible para una gran parte de la población de países en desarrollo quienes viven de los cultivos que suelen tener bajo contenido de zinc, sobre todo cuando crecen en suelos deficientes de zinc. Además, los cultivos contienen fitatos que inhiben la absorción de zinc.

Dos millones de personas en todo el mundo padecen desnutrición principalmente debido a la insuficiente ingesta de zinc y otras vitaminas y micronutrientes en sus dietas. Los niños más pequeños en países en desarrollo son los más afectados. La deficiencia de zinc debilita su sistema inmune e incrementa el riesgo de morir por  infecciones comunes de la niñez como la diarrea; la segunda causa de mortalidad en niños menores de cinco años.

Cuando la diarrea dura varios días, puede privar al cuerpo de los fluidos y nutrientes esenciales. En países en desarrollo donde la higiene, saneamiento,  atención médica son menos disponibles, la diarrea puede conducir a una deshidratación severa y peligrosa para la vida. Cada año, 760,000 niños menores de cinco años, mueren a causa de diarreas.

La diarrea es tratable. Un tratamiento de 10 a 14 días de 20 mg de suplementos de zinc, reduce la duración de la diarrea en un 25% y la frecuencia de las heces en un 30%. Evita nuevos cuadros diarreicos por al menos tres meses.

La deficiencia también es asociada con el retraso en el crecimiento. En el 2013, UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial, indicaron que un estimado de 161 millones de niños menores de cinco años – o el 25% de niños de ese rango de edad eran muy bajos de estatura a consecuencia de la desnutrición crónica.  No sólo eran bajos para su edad, sino también su cerebro no había desarrollado todo su potencial lo cual conlleva a devastadoras consecuencias en su salud a lo largo de sus vidas. Esto a su vez, afecta el potencial desarrollo de una nación.

La serie Lancet 2008, sobre Nutrición, estima que 450,000 de las muertes en menores de cinco años,  podría estar directamente relacionado a la deficiencia de zinc. En el mismo año, en el consenso de Copenague – un grupo de economistas reconocidos internacionalmente incluyendo cinco Premios Nobel, concluyeron que el problema de desnutrición en el mundo, puede ser combatido a través del suministro de Vitamina A y Zinc, altamente recomendado entre las varias soluciones más rentables para hacer frente a los apremiantes problemas mundiales. Ellos calculan que por cada dólar invertido en los suplementos de zinc, se produciría un retorno de USD 17.

La efectividad del zinc en la salud infantil ha sido bien documentada desde 1990 pero tomó otra década antes de su inclusión en programas de sobrevivencia infantil. En el 2004, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud lanzaron una declaración conjunta recomendando zinc en combinación con sales de rehidratación oral para el tratamiento efectivo de diarrea. Las enfermedades diarreicas fueron responsables de 2 millones de muertes en niños menores de cinco años. Desde entonces, la mortalidad de la diarrea cayó más del 60%.

En el 2013 UNICEF y la Organización Mundial de la Salud, lanzaron “El Plan Integrado de Acción Global para Neumonía y Diarrea” para acelerar los esfuerzos en los países de reducir drásticamente estos dos problemas prevenibles, y que son las mayores causas de muertes, para el 2025.

Adicionalmente, la comunidad internacional ha venido uniendo fuerzas lanzando iniciativas de alto nivel para acelerar el progreso de disminuir los índices de retraso en el crecimiento enfocándose en los primeros 1000 días de vida de un niño desde la concepción hasta los 24 meses. Este es el período cuando las mejoras en nutrición pueden hacer una real diferencia en el desarrollo de un niño. Las intervenciones realizadas después de que el niño tenga dos años, cuando el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso se completan totalmente, no tienen el mismo impacto.

La suplementación con zinc juega un rol fundamental en todos estos programas y tiene el potencial de salvar vidas de cientos de miles de niños en los próximos diez años.

we all need zinc
© 2010 International Zinc Association l Visitar la página web UNICEF l Donar l Registrarse para ver Boletín Informativo l